1 - Antoni Guri  "Botones"


NOTAS BREVES DE MI TRAYECTORIA LABORAL Y PROFESIONAL EN LA CIA. ANMA. HILATURAS DE FABRA Y COATS

ANTONIO GURI REIXACH (1942-1986)

LOS PRIMEROS AÑOS - LAS VIVENCIAS DE UN "BOTONES"


Aprovechando los muchos ratos de asueto que me permite la jubilación, y antes que la memoria me abandone, deseo expresar por escrito algunos de mis gratos recuerdos que conservo de mi larga vida laboral y profesional en "FABRA Y COATS" y de la que me siento muy afortunado.En el año 1942, al igual que la mayoría de familias españolas, en situación económicamente precaria, debido a la reciente finalización de la trágica guerra civil española (1936-1939), 

y la mundial que había entonces (1939-1945) entre países angloamericanos y las llamadas fuerzas el Eje, muchísimos jóvenes, como el que suscribe, con apenas 15 años, tuvimos que iniciarnos en la vida laboral sin apenas estudios, para que aún con nuestro ínfimo salario (20 ptas. Semanales) pudiéramos colaborar con los ingresos de la familia, en aquellos momentos tan difíciles de la postguerra Así pues, con apenas 15 años y un previo examen que me hizo personalmente el abogado y jefe de personal, Sr. Martín González, en un 16 de octubre de aquel año de 1942, entré a trabajar para formar parte de la gran plantilla de la Compañía, como "botones" en la Dirección de las Oficinas Centrales en la calle Diputación nº 245/247 de dos plantas, para trasladarnos dos años después, o sea en 1944, a la calle Bruch nº 50, esquina Gran Vía, edificio de 5 plantas, construido expresamente para la prevista expansión, dado el auge que iba tomando la Compañía.Un pequeño detalle, pero que no puedo olvidar, es que en aquel pequeño examen, en un dictado que se me hizo, tuve una sola falta de ortografía en la palabra "ahíto" pues puse la "h" al principio de la misma, lo cual sin embargo no impidió mi ingreso.Durante los 12 meses que estuve de "botones", voy a rememorar para contar algunas anécdotas y curiosidades.La 1ª fue cuando la señora esposa de Don Román Fabra, Marqués de Masnou, cumplió su aniversario, se celebró en la torre donde residían, en las Tres Torres, una gran fiesta organizada con baile y con música de orquesta. A mí y al otro botones, llamado Benito Pedreño, y ya fallecido, que estábamos en aquellas oficinas centrales, dicho Sr. Marqués nos pidió personalmente a ambos, si podíamos ir a su domicilio a fin de situarnos en el "hall" de la torre, para que a medida que fueran entrando los asistentes, les recogiéramos abrigos y sombreros. Así pues con mi traje de "botones" color azul, guantes blancos y zapatos muy lustrados, procedimos con dicha tarea, para todos aquellos personajes de la alta sociedad de Barcelona, entre las que se hallaban otras personas con título nobiliario y otros muchos señores industriales del textil de esta ciudad y comarca. A mí no me vino de nuevo lo de recoger y poner abrigos, sombreros y bufandas, ya que ello era una de las tareas que tenía asignadas cada día en las oficinas, a la llegada y salida de D. Fernando Fabra (marqués de Alella), D. Román Fabra (marqués de Masnou) y los hijos de éste, D. Camilo y D. Alfonso Fabra.La fiesta privada a la que me refiero duró varias horas, transcurriendo con alegría y baile, mientras que los camareros iban y venían con sus bandejas llenas de bebidas, canapés, etc., para servir a los señores invitados. Yo y mi compañero, guiados por la curiosidad, espiábamos a través de unos cortinajes, observando como los hijos de los Sres. Marqueses y sus respectivas esposas, entre otras muchas parejas, danzaban al compás y al ritmo de la música.A las 2 de la madrugada, los invitados empezaron a retirarse por lo que tanto yo como mi compañero, tuvimos que volver al "hall" para devolver el abrigo, bufanda y sombreros, a la vez que teníamos que asomarnos a la puerta de la salida y en voz alta llamar: ¡¡El chofer de los Sres. XXX!!, para que sus respectivos coches les recogieran en la misma entrada de la torre.A las 3 de la madrugada, concluida la fiesta, el Sr. Marqués nos dio una cantidad de dinero, que ahora no puedo recordar, y nos preparó personalmente unas bandejas con los muchos y exquisitos canapés, repostería, etc., sobrantes del abundante surtido. A continuación ordenó a su chofer particular (Sr. Valeriano) que, dado la hora, nos llevara con su coche a nuestro domicilio particular, dando así por finalizada nuestra colaboración a la fiesta.La 2ª anécdota fue cuando D. Román se hizo pintar al óleo vestido de marqués, con una banda azul que cruzaba su pecho, por un renombrado pintor de Madrid, que si no recuerdo mal, se llamaba Sotomayor. El cuadro, de unos 6 m2., estuvo expuesto en la Sala de Juntas de las Oficinas Centrales, en la calle Bruch, hasta el cierre de la misma. La anécdota radica en que al Sr. Marqués no debió gustarle tal como le había quedado originalmente la mano derecha que reposaba sobre el puño del sillón, cuando dicho pintor acudió a las mismas oficinas a retocarle el cuadro, lo cual hizo durante dos días, después de finalizado el horario de trabajo.A requerimiento del Sr. Marqués me quedé también en la oficina con el único objeto de aguantarle la paleta al pintor, mientras le retocaba la mano del cuadro. Finalizado dicho arreglo, quedó la paleta completamente llena, me imagino de muy buena pintura, diciéndome el Sr. Marqués, si conocía a algún pintor que pudiera aprovecharla. Dicha paleta y pintura se la di a mi hermano, quien trabajaba con un farmacéutico que pintaba muy bien y con la que le hizo un magnífico cuadro con su bata blanca, que aún conserva.La 3ª curiosidad, fue cuando el Sr. Arévalo, cajero de la Compañía y alto cargo de la Federación Catalana de Fútbol, nos propuso ir de recoge-pelotas al Estadio de Montjuic para la final de fútbol, entonces llamada Copa del Generalísimo, entre los equipos del Atlético de Bilbao y C.F. Valencia. Para mí fue muy emocionante entrar y salir de los vestuarios junto a tan famosos jugadores, entre los que recuerdo a Zarra, Panizo y Gainza por parte de los vascos y de Eizaguirre y Alvaro entre los valencianistas. Ganaron los bilbaínos por 3 a 1, con un gol de Zarra.Al sonar el pitido final del árbitro, hubo invasión del campo por parte de los aficionados vascos y yo salí fotografiado junto a los jugadores que levantaban la Copa, no sólo en todos los periódicos deportivos, sino también en el NO-DO, que pude ver precisamente en una función de cine en el casino de Borgonyà.La 4ª y última curiosidad de mi trabajo como botones, aunque tengo más, fue cuando en 1942, el entonces jefe de finanzas Mr. Jackson y Mr. Boyd, me mandaban semanalmente a los consulados de EEUU y de la Gran Bretaña, de esta ciudad, a recoger con mucha discreción, unas revistas y unos periódicos de aquellas nacionalidades, que yo debía esconder debajo de mi chaqueta, con todos los botones bien abrochados, pues la política española durante el conflicto mundial era pro-nazi y la policía controlaba o vigilaba las entradas y las salidas de ambos consulares. En dichas revistas, que yo también procuraba ojear, se veían ya las primeras y horribles escenas de los campos de concentración nazis, todo muy diferente a lo que se nos mostraba entonces en el Noticiario Español, conocido como NO-DO.También recuerdo que ambos botones disponíamos de una bicicleta en el almacén, con la cual íbamos a comprar para los Sres. Marqueses, en las mismas taquillas de los teatros de la ciudad, unas localidades para alguna de sus funciones, así como retirar de las oficinas del C.F. Barcelona y R.C.D. Español, los carnets de socio correspondientes a una tribuna que, ambos, disponían en cada uno de dichos clubes. A propósito, el primer Presidente que tuvo el C.F. Barcelona después de la guerra civil española, fue D. Enrique Piñeyro (Marqués de la Mesa de Asta) y casado con Dª. Paz, hermana de D. Camilo y D. Alfonso, y que con alguna frecuencia veía por las oficinas centrales, ya que además era Director de la COMPAÑÍA NACIONAL DE HILATURAS, filial de FABRA Y COATS, con sus oficinas en la calle Balmes nº 36/42.Don Fernando Fabra y Puig falleció en Barcelona el día 12 de julio de 1944, a los 78 años de edad, en su domicilio, en una torre de la calle Muntaner nº 290 todavía existente. La ciudad de Barcelona le tributó un impresionante sepelio, presidido por el alcalde y demás autoridades del momento, pues el marqués de Alella, también había sido alcalde de esta ciudad, y en su mandato donó a Barcelona el observatorio que lleva su apellido y por lo tanto es conocido por todos como "Observatorio Fabra", situado en la falda del Tibidabo, y que yo, en todo momento, puedo observar desde mi domicilio. Recuerdo también que a mí y a mi compañero, igualmente con traje azul y guantes blancos, nos colocaron al lado del luctuoso y a la vez lujoso carruaje tirado por varios y engalanados caballos, junto a los muchos guardias urbanos con sus uniformes de gala de grandes plumeros, etc.Al día siguiente, y en la portada de todos los periódicos de la ciudad, pudimos ver fotos de dicho sepelio y la de mi joven persona junto al ya citado carruaje.Su hermano D. Román Fabra y Puig, (Marqués de Masnou), falleció en San Sebastián el día 26 de agosto de 1948, pero sus restos fueron trasladados a Barcelona, cuyo sepelio tuvo lugar en la iglesia de la Plaza Bonanova y al que yo también asistí.

2.- A. Guri "El Merchandising Management"

Perimetro de la fábrica de Sant Andreu

EL CAMINO HACIA EL "MERCHANDISING MANAGEMENT"

Finalizada mi época de "botones", entré de "meritorio" en el entonces llamado Depto. Técnico cuya jefatura ejercían los Sres. Alcover (Snr. & Jr.), o sea padre e hijo. Recuerdo que los demás empleados que, en principio componían dicho Depto. Téc., eran los siguientes: Sres. Isern, Capdevila, González, Boyd, Cabot, Amorós, Sánchez, Pujol, Noguera, Canals, Fabre, Sopena y las Srtas. Pilar Bolsa y Alicia Puig como secretarias mecanógrafas.Posteriormente y dada la expansión que iba tomando la Compañía, dicho departamento se repartió o desglosó en varias jefaturas.A lo largo de los muchos años posteriores y pasando por todas las categorías administrativas, o sea: Oficial 2ª, Oficial 1ª, Jefe 2ª, Jefe 1ª, alcancé en 1973, sustituyendo por jubilación a mi jefe D. Juan Isern, la máxima categoría de Apoderado y Jefe de División de Producciones que, en Glasgow se denomina "Merchandising Manager".Dicho cargo, al frente de unos 45 empleados, tenía la responsabilidad primordial del buen servicio a clientes, y del control de todos los stocks de la Compañía, de los tres grandes y principales almacenes de:a) HILO CRUDOb) HILO BLANCO, NEGRO Y COLORESc) GENERO ACABADO (Con más de 12.000 items)Independientemente de las compras y stocks de las PRIMERAS MATERIAS de algodón y sintéticos, todo lo cual alcanzaba el millón y medio de kilos.Para llevar a cabo la buena marcha del servicio a nuestros miles de clientes, así como el nivel y la buena disponibilidad de los mismos, tenía a mi disposición las fábricas de San Andrés, Torelló y Badalona, entre cuyas fábricas se obtenían unos 60.000 kg., por semana, a un número promedio inglés de 24s., y para las que debíamos programar la Hilatura y el Retorcer, así como el Ramo de Agua (Mercerizar, Blanqueo, Tinte Negro y Tinte Colores), separando los colores Sólidos de los Directos, y también los diversos Departamentos de Acabados, como Encarretar, Entubar, Ovillar y Plegaje, tanto en artículos Domésticos como Industriales. Quiero subrayar por lo que respecta a Torelló, de que siempre programábamos lógicamente la Hilatura y Retorcer, manteniendo en lo posible, el menor número de cambios en las continuas, para un mejor rendimiento productivo y cualitativo, sin embargo, las grandes fluctuaciones de las ventas, por artículos de moda o temporada (en Perlés, Tridalia, etc.), las demandas especulativas por cambios de tarifas, o bien por algún importante pedido de Exportación, nos obligaba a introducir grandes cambios en la programación de Torelló ya que, por ejemplo, los pedidos de CUBA normalmente eran de unos 500.000 kilos de hilo, en tubitos de 30 metros y en conos de 5.000 y 10.000 m., prácticamente todos a servir en un solo color, o sea el verde oliva, que actualmente sigue empleando el ejército cubano. A menudo los plazos de entrega debían ser muy breves. En épocas más recientes Cuba se suministró de la China, según parece por precio. En Ferguslie, para mitigar los cambios en la Hilatura, disponían de un "Yarn Store", o sea de un almacén de hilado (1/c) de unos 300.000mkilos. En Fabra y Coats no lo disponíamos dado el elevado coste que representaba mantener un stock adicional de aquel tipo.Cuando nuestra hilatura en Torelló, con unos 31.000 husos, nos resultaba insuficiente, comprábamos al exterior a otros fabricantes y, por el contrario, cuando teníamos algún sobrante de capacidad, producíamos hilo para Venta Libre.En Torelló se obtenía, en épocas normales, los hilos peinados más finos y en San Andrés los peinados más gruesos y cardados. En Badalona se obtenían los hilos cardados gruesos y también los mezclados con viscosilla.Cuando teníamos que adquirir al exterior 5 ó 10.000 kilos por semana, se presentaban varios corredores o representantes de los diversos fabricantes, entre los cuales siempre había "el listo de la fila", quien después de discutir precios, calidad, suministros, etc., te ofrecía, en voz baja, alguna "pesetilla" por kilo para el comprador que, en este caso, era el que suscribe. En otras palabras, era obvio que querían sobornarme. Puedo garantizar ante cualquier persona, que jamás acepté soborno alguno y que, aquel además, quedaba descartado para futuras operaciones. Otra cosa es que, en contactos de este tipo, o por el hecho de encargar tinturas al exterior, etc., por Navidad te obsequiaran, mandándote a casa, sin que yo les facilitara mi domicilio, un lote o cesta de Navidad.IMPRENTA - MATERIAL IMPRESO. Al igual como se programaba en Hilatura, Ramo de Agua y Acabados, también debíamos programar a nuestra propia Imprenta ubicada en San Martín, para abastecer a todos los Departamentos de Acabados, de todo el material impreso correspondiente, así como sus respectivos Make-up, o sea etiquetas, fajas, cajas de cartón, etc., etc. La mayoría de máquinas de imprimir eran Offset, alguna de las cuales imprimía en "oro", barnizaba, secaba y enrollaba.

3 - A.Guri "La Dirección"

LA DIRECCIÓN DE UNA GRAN COMPAÑÍA

"TRAINING".- Con anterioridad a mi nombramiento, o sea en 1960, efectué un training de 6 meses en San Andrés, y luego otro mes, entre San Martín, Madrid y Sevilla. Más tarde, en 1970, para ampliar conocimientos, hice otro de 3 meses en las oficinas de J. & P. Coats en Glasgow (Escocia), visitando también las fábricas de Anchor Mills y Ferguslie en Paisley. 

Con muchos otros "trainings" de varias nacionalidades, incluso de la India, fui instalado en una gran residencia llamada Makerston, a las afueras de Paisley. 

Aproveché mis weekends en Escocia para visitar su capital Edimburgo, Saint Andrews, Stirling, Dollar, Aberdeen, Dundee,... así como alguno de sus fantásticos lagos, como Loch Lomond o el Trossecks Pier, etc... Todo muy bonito, muy verde, pero excesivamente lluvioso.Previamente a mi visita a Glasgow, la Compañía me facilitó tres cursos en Esade para recibir clases de inglés y otros tres cursos en Centros Especializados en el Control y Planificación de la Producción, para los que, al finalizar los mismos, me otorgaron los correspondientes diplomas.A mi regreso de Glasgow, y con la autorización correspondiente, pasé seis días en Londres, disfrutando de unas pequeñas vacaciones, recorriendo los principales y más emblemáticos lugares de la gran ciudad británica y visitando también unos amigos en Bournemouth, al sur de Inglaterra. 

Quiero anotar que cuando ascendí a Merchandising Manager, en 1973, tuve como directores a D. Camilo y D. Alfonso Fabra, con quienes además de los contactos habituales, manteníamos una reunión mensual en la cual debía de informarles de los principales aspectos de mi División, tales como trayectoria de los diferentes stocks, producciones, etc., y como alterar nuestros programas en razón de los mismos y de los presupuestos que, semestralmente, recibíamos del Depto de Ventas.

Dicho presupuesto de Ventas, una vez resumido y convertido en kilos de hilado y a G2Y (gruesas de 200 yardas), medida inglesa usada habitualmente en Fabra y Coats, lo cursábamos a:· 

         Div. Finanzas (a efectos de Caja para las futuras posibles compras de Primeras Materias de algodón y              sintéticos).· 

         Div. Fabricación (a efectos de la maquinaria y personal necesario). (Capacity vs. Requirements). 

También teníamos que dar cuenta de las causas que motivaron una falta o escasez de un determinado género, sobre lo cual el departamento de Ventas ya les tenía bien informados, mayormente cuando no alcanzaban las ventas presupuestadas. Los "Restos" o faltas de género, eran motivadas por varias causas, tales como: Averías en la maquinaria correspondiente, falta de droga, retinturas, falta de personal, o por algún "bottle-neck" o cuello de botella en alguno de los diversos procesos.

Otra de las misiones que teníamos asignadas era la eliminación de todo aquel género que, por determinadas causas, no tenía salida alguna o bien su venta era tan ínfima en relación a su stock que debíamos procurar eliminar cuanto antes, mediante un incentivo a los viajantes por su venta, o bien transformando los conos de largo metraje, 5.000 y 10.000 m., a tubos de uso doméstico de 30, 100, 200 ó 500 m. A este género lo denominamos en inglés: Dormant & Slow Moving Stock.

Trimestralmente debíamos cumplimentar un Report para Glasgow, en el que debíamos dar cuenta, con todo detalle, de las diferentes producciones comparadas con las necesidades, el movimiento de todas nuestras existencias, comparadas con las de trimestres anteriores y con los niveles señalados, así como anotar el género dejado de servir por falta de stocks y un largo etc., etc., por donde no podía escapárseles nada. Glasgow al recibo de dicho report nos hacía sus comentarios y si en algo no estaban de acuerdo nos hacían sus recomendaciones.

Periódicamente recibía la visita de mi jefe en Glasgow, Mr. Millar, posteriormente Mr. Keuter, que tenían el cargo de Group Merchandising Manager, para comprobar "in situ" algún dato o cifra que deseaba tratar también personalmente con los Directores, Mr. Coats y D. José.

A mí me correspondía ir a recogerlo al aeropuerto y acompañarlo, normalmente al Hotel Ritz, muy cerca de las Oficinas Centrales de la calle Bruc, y durante los fines de semana distraerlo, llevándolo a Montserrat, Sitges, etc.

Por jubilación D. Camilo y D. Alfonso fueron sustituidos por Mr. Mark Alistair Coats (Presidente) y D. José Vicente Fabra (Vicepresidente y Consejero Delegado). Este último ingresó en la Compañía, cuando su hermano, D. Román Fabra (ambos nietos del marqués de Masnou e hijos de D. Alfonso), dejó la Compañía.

En aquel entonces, tuve como colegas a los siguientes señores, con los que formábamos las distintas jefaturas: 

Sales Manager (Jefe de Ventas) Sr. Juan Fco. López Castro

Financial Manager (Jefe de Finanzas) Sr. Juan VallsManufacturing 

Manager (Jefe de Fabricación) Sr. Luis CapdevilaEngineering 

Manager (Jefe de Ingeniería) Sr. Jorge CabotQuality 

Manager (Jefe de Calidad) Sr. Feliciano AlcoverMerchandising 

Manager (Jefe de Producciones) Sr. Antonio Guri 

Siendo el Secretario General de la Compañía D. Manuel Grimalt Alonso quien, a su fallecimiento, fue sustituido por D. Fernando Soler Jarabo. El Sr. Grimalt había ascendido a dicho cargo, cuando su predecesor el Sr. Escardó, a quien yo todavía recuerdo, falleció en accidente de aviación en el aeropuerto del Prat, en uno de sus frecuentes viajes de ida y vuelta a Madrid. En el momento en que redacto este relato dicho cargo está ocupado por D. Antonio de Francisco Garrido.

Las relaciones que mantuve siempre con todos aquellos colegas fueron amigables y de estrecha colaboración, así como con los directores de fábrica de dicha época, Sres. Miguel Queralt, Juan Marinel-lo y posteriormente Alberto Condal.

GRANDES Y PEQUEÑOS DEPÓSITOS DE GÉNERO ACABADO.- Asimismo, como responsable de todos los stocks de la Cía., todo el género acabado, entonces ubicado en los Almacenes de San Martín (en La Sagrera), disponíamos también de otros grandes Depósitos en Madrid y Sevilla, para un mejor y más rápido servicio a los clientes del Centro y Sur de la península. En Madrid disponíamos de unos 50.000 kg y unos 25.000 kg en Sevilla, los cuales alimentábamos desde San Martín con 6 y 2 ó 3 camiones semanales, respectivamente.

Con el mismo fin, también disponíamos de unos sub-depósitos en Vigo, Bilbao, Zaragoza, Valencia, Alicante y Palma de Mallorca, todos los cuales debía yo visitar con alguna frecuencia para comprobar el movimiento de sus existencias. En realidad el principal motivo de estas visitas o inspecciones, eran mayormente para constatar que se tenía controlado el género en todo momento en aquellos pequeños Depósitos.

Todos aquellos viajes eran efectuados por los medios de transporte más cómodo y en buenos hoteles.

Posteriormente se decidió cerrar todos los dichos Depósitos, por el valor que representaba mantener todo aquel género, y al mejorar notablemente las autopistas y carreteras en general por toda la red de comunicaciones en España. Así, el envío de pedidos a clientes de aquellas zonas, se cumplimentaban desde San Martín y posteriormente desde la fábrica de San Andrés.

Esta foto corresponde al cocktail que se ofreció en la Sala de Juntas, a los Sres. Manuel Grimalt y Luis Capdevila en el día de jubilación de ambos, en junio de 1977. En el fondo de la misma puede verse el cuadro pintado al óleo del señor marqués, Don Román Fabra y Puig, al que me he referido anteriormente.

D. Alfonso Fabra de Monteys falleció el 12 de mayo de 1980 en Barcelona y su sepelio tuvo lugar en la parroquia de Santa Inés, en la calle de San Elías. Asistí a dicho acto con Mr. Keuter, recién llegado de Glasgow. El fallecimiento de su hermano D. Camilo, ahora no puedo precisarlo, pero debió producirse 4 ó 5 años después, teniendo lugar su sepelio en la iglesia de la plaza Bonanova y al que yo también asistí. 

4.- A. Guri "La aventura americana"


EMPIEZA LA CRISIS

VENTAS Y CRISIS.- En los años 1973 y 1974, la Cía., obtuvo los mejores beneficios de su historia, pues las ventas superaron los 3.000.000 de kilos anuales.

No obstante, fue en 1975 y debido a la primera crisis mundial del petróleo, cuando se inició una recesión de las ventas que afectó simultáneamente a otras fábricas del Grupo Coats en Europa.

A raíz de aquella persistente disminución de la demanda, nos vimos obligados a introducir los primeros paros, iniciándolos en la fábrica de Torelló y posteriormente en San Andrés.

Dichos paros fueron agravándose, debido también a las importaciones de hilos procedentes de terceros países, con cuyos precios no se pudo competir, ya que sus costes de mano de obra eran notablemente inferiores a los nuestros.

LA AVENTURA AMERICANA

En 1984, el Sr. Fabra me dijo que, a petición de Glasgow, o sea del Group Merchandising Manager, le interesaba que fuera para tres meses a reemplazar al Merchandising Manager de la fábrica de Pereira (Colombia), que el Grupo Coats tiene en aquel país, añadiendo que si me interesaba podía llevarme a mi esposa con todos los gastos pagados a cargo de la Compañía.

Mi respuesta fue altamente afirmativa, porque además, en estos casos, negarse a ello podía no ser positivo para mí, máxime teniendo en cuenta que unos años atrás, ya se me propuso ir también un mínimo de un año a la fábrica que J&P Coats inauguraba en Malasia, pero en aquellas fechas tenía a mis dos hijos todavía muy pequeños. En mi lugar fue Hugh Browlie, quien ocupaba el mismo cargo en Oporto (Portugal).

Así pues le dije al Sr. Fabra que aceptaba, pero le pedí que, yendo a Colombia, me concedieran dos o tres semanas, para desplazarme a Perú, donde residían mis hermanos desde 1952.

Ambos de acuerdo, salí de Barcelona para Bogotá, el día 14 de octubre de 1984. En aquella capital vino a recibirme al aeropuerto, el Jefe de Ventas en dicha ciudad, el Sr. Santa, y aprovechamos las cinco horas de espera para enlazar con el vuelo a Pereira, capital del Departamento de Risaralda, para mostrarme los mejores lugares de la capital colombiana. Lo que más me gustó fue el impresionante museo de oro y la Catedral de Sal.

En el aeropuerto de Pereira, final del trayecto, me esperaba Mr. Harrison, jefe de fabricación de la fábrica Coats Cadena, quien me instaló en el hotel Meliá-Pereira, de 5 estrellas, durante aquellos tres meses que trabajé allá, desarrollando la misma función que tenía en Fabra y Coats. Dicho hotel era muy lujoso, disponiendo en su interior de una gran piscina con cascada incluida. Era un oasis en medio de un entorno algo desolador por su pobreza e inseguridad ciudadana.

La moderna fábrica, a las afueras de Pereira, está rodeada de plantas tropicales exóticas y de grandes cafetales, destacando su grano de color rojo, cuando está en proceso de maduración, lo que daba una grata y sorprendente visión. El cultivo del café, de grana abundante, da cosecha todo el año.

Tuve muy buenas relaciones y amistades con las otras jefaturas, todos de nacionalidad británica, así como el personal de mi División, quienes antes de mi partida me obsequiaron a mí y a mi esposa, con una cena al estilo colombiano, en un buen restaurante, durante la cual nos cantaron un par de músicos con sus guitarras, Cumbias, la música tradicional del país, dedicándonos al final unas bonitas canciones a nuestras personas. Por último me hicieron entrega de una placa conmemorativa con la siguiente inscripción: 


A  ANTONIO GURI REIXACH

QUIENES PUDIMOS APRECIAR SUS VALORES,

QUEREMOS DEJAR GRABADAS LAS MUESTRAS DE

AFECTO Y ADMIRACIÓN POR EL DEBER CUMPLIDO

QUE CONLLEVAN UN CÚMULO DE EXPERIENCIAS

QUE PERDURAN EN SU VIDA

(A continuación figura el nombre de cada uno de ellos 

-REPÚBLICA DE COLOMBIA-

PEREIRA - DICIEMBRE 14/84

Entre todos ellos recuerdo con simpatía, a la joven secretaria que tuve en la oficina, la Srta. Lylliam, cuya colaboración fue muy importante, principalmente en los primeros días de mi llegada. 

Ahora también recuerdo que, en la cena de bienvenida que nos ofreció Mr. David Russell en su domicilio, a la llegada de mi esposa, dicho "number one" le preguntó si había visto alguna vez una fábrica de hilos, a lo que ella, con un pequeño suspenso, le respondió que no (¿). 

Al día siguiente y cumpliendo indicaciones de Mr. Russell, el joven J. Brown fue a recoger a mi esposa en el hotel para mostrarle todas las instalaciones de la fábrica, o sea empezando desde el almacén de balas hasta los departamentos de Acabados, pasando por las oficinas. 

Al finalizar el recorrido le obsequiaron con una cestita con una pequeña muestra de carretes, tubos, ovillos, etc., que se producían en aquel centro con una tarjeta de "COATS CADENA" que decía: GRACIAS POR SU VISITA, SRA. GURI. 

Aunque como digo, el trabajo a desarrollar en COATS PEREIRA, en principio debía ser el mismo que efectuaba en FABRA Y COATS, siempre hay excepciones pues el primer día en la oficina y sin apenas conocer aún a todos los empleados del Depto., tuve la primera sorpresa, cuando me llama Mr. Russell y me dice:

"Sr. Guri, hágame una carta urgente para el Sr. Ministro de Comercio de Colombia, indicándole que si no nos conceden urgentemente las licencias pendientes para la importación de unas determinadas drogas procedentes de Alemania, para nuestro TINTE, vamos a tener que cerrar toda la fábrica y dejar en el paro a unos 600 empleados".

Añadió que, al tenerla lista, se la entregara porque él, al día siguiente, se la llevaría personalmente a dicho Ministerio en Bogotá.

Yo jamás había hecho una carta para un ministro en España, pero me puse manos a la obra y, con la ayuda de la secretaria, sacándome cartas del archivo, hice la carta sin ningún otro problema y con una experiencia más.

Por cierto que dicha fábrica "Coats Cadena" que aquel año cerró el ejercicio con muy buenos beneficios, al cabo de unos años, según me informaron con quienes todavía mantengo correspondencia, que las cosas fueron a peor, teniendo que efectuar una reestructuración de personal y parte de la plantilla se quedó en el paro.

En otra ocasión recuerdo que llamé a mi esposa desde mi despacho al hotel, y al oírme hablar la dicha Srta. Lylliam, al finalizar dicha conversación, muy sorprendida me preguntó: ¿D. Antonio en que idioma habla usted con su señora?. Yo le dije que era nuestro propio idioma, el catalán, que se hablaba en España, principalmente en Cataluña, donde es también idioma oficial como el castellano o español.

Los fines de semana los pasaba yendo invitado a casa de cada uno de los demás jefes escoceses, tales como Mr. Ponsford (Ventas), Mr. Harrisson (Fabricación), Mr. Charles Martin (Ingeniero), Mr. Wastell (Finanzas) y Mr. Mc Intosh quien iba a sustituir a Mr. Harrisson, en cuyos domicilios comíamos, bebíamos vino chileno, cerveza y whisky, y quien supiera, jugábamos a golf. Existe un "Club Campestre", de uso exclusivo para aquellas jefaturas británicas y sus familias, en el que disponen de piscina, tenis, golf, etc., etc.

Un domingo Mr. Harrisson, con su avioneta particular de sólo dos plazas me invitó y me llevó de Pereira a Medellín, nada menos que en un día ventoso y lluvioso, no recordando jamás haber pasado tanto miedo, pues además sobrevolamos con el aparato, que vibraba, el valle del Cauca, unos 600 Km de auténtica selva muy espesa de árboles y vegetación, o sea sin poder ver una sola carretera o un campo de fútbol, donde poder aterrizar en caso de emergencia. En Medellín apenas comí pensando ya en el regreso a Pereira. Además, y por si fuera poco, en el aeropuerto de Medellín, había un monolito en recuerdo al cantante argentino de tangos Carlos Gardel, fallecido en accidente de aviación en dicho aeropuerto en el año 1935.

Según me contaron posteriormente, por lo visto a Mr. Harrisson le gustaba y se divertía con subir a su avioneta mayormente a novatos como yo, y ver lo mal que lo pasábamos. 

Para no dejar solos tanto tiempo en Barcelona a mis dos hijos, todavía muy jóvenes, mi esposa vino a buscarme a Colombia una semana antes de mi marcha, para trasladarnos juntos al Perú. La Compañía también se hizo cargo del viaje de ambos de Colombia al Perú, donde pasamos tres semanas muy felices en casa de nuestros hermanos David y Ángela y sobrinos, visitando su capital Lima, Paracas, Cuzco y el famoso Machu-Pichu.

Aunque en los alrededores de Lima existe mucho barraquismo, con miles de cholos, bajados de la sierra,  que se dedican a la venta

 ambulante, lo cual es causa de mala impresión, al paso de los viandantes por la ciudad, de grandes y espaciosas plazas, con edificios de estilo colonial, te das cuenta de la mezcla de razas existente o sea blancos, negros, mestizos, indios, cholos y zambos. Sin embargo existen también barrios residenciales como San Isidro, Miraflores y Barranco, donde viven las familias más acomodadas y afortunadas, entre las que se encuentran mis hermanos. 

Tanto por lo que respecta al Perú como en Colombia, observé que, entre sus ciudadanos, existe una gran desigualdad social entre pobres y ricos, por lo que la clase media, muy predominante en España y Europa, en aquellos países sudamericanos quizás sea la más reducida. 

A mi regreso a Barcelona, D. José me hizo entrega de una fotocopia de una carta (el original quedó archivado en mi expediente personal), que recibió de Mr. Russell en la que, con satisfacción, le expresaba y elogiaba el trabajo que desarrollé allí, durante aquella inolvidable temporada, añadiendo que les había dejado muy buen recuerdo a todos los niveles. 

Con el dinero que además percibía mensualmente, para mis gastos particulares, compré unos bonitos pendientes con dos esmeraldas de las que se extraen de las entrañas de la tierra colombiana. Me sorprendió que en Sudamérica a los pendientes los llaman aretes.

Como es sabido, Colombia es el segundo país del mundo exportador de café, después del Brasil, y el primero en esmeraldas. 

5 - A. Guri "El Ocaso"


OTROS CAPITULOS A QUE SE DEDICABA TAMBIEN FABRA Y COATS Y QUE POSTERIORMENTE CESARON

Cremalleras:  Formaban parte de otra fase del negocio que, aprovechando los varios puntos de venta y la importante flota de viajantes que cubrían toda la red de la península, los mismos ofrecían a nuestros clientes, además de nuestros propios hilos de coser, labores, etc., todos los tipos de cremalleras de Relámpago Zipp, compuestas de múltiples medidas, tanto en metal como en nylon, y para clientes domésticos e industriales.

Nuestro stock era de unos 2.000.000 de metros, el cual de acuerdo con unas normas previamente establecidas, íbamos reponiendo, cursando los correspondientes pedidos a la fábrica que R.Z. tenía en Rubí.

Cuando se jubiló Mr. Rogers, Director de R.Z., Mr. Coats, el Sr. Fabra, el Sr. Borrás y el que suscribe, le ofrecimos una cena en el restaurante Reno, obsequiándole además con una bandeja de plata, con nuestras correspondientes firmas grabadas en la misma.

Redes y torzales para pescar: También y durante muchos años, fuimos uno de los principales fabricantes en España de Redes para pescar, en algodón y en nylon, pero la desleal competencia japonesa, que ejercía sobre nuestros clientes, determinó el cierre de este negocio. Grandes barcazas japonesas situadas a unas millas de nuestras costas, procedían a vender en alta mar, sus redes a nuestros clientes, a precios por debajo de nuestros costes.

Si no recuerdo mal, disponíamos en San Andrés de 39 telares, alemanes y franceses, más otros cuatro denominados "Amitas" de procedencia japonesa.

Su producción era de unos 1.500.000 nudos = 17.000 m., equivalentes a unos 3.800 kg7sem.Los hilos más finos de algodón procedían de Torelló, 70s, 80s y 90s a 6/c.

Telares en Badalona: En esta fábrica de Badalona también disponíamos de unos 100 telares, en los que se producían, previos arreglos para canillar, urdir y tejer, telas finas de popelín, mayormente destinadas a camisas, gabardinas y otomán.

Sus hilos procedían también de Torelló (50s y 60s a 2/c) y su producción era de unos 7.000 kilos por semana.

Nuevos horizontes: La Compañía en vista de la persistente crisis en hilos para coser, labores, etc., así como para paliar el efecto negativo de todo ello, en el año 1980 y en busca de nuevos horizontes, se incorporaron las lanas.

Sin embargo tampoco en este capítulo se pudo consolidar su venta, pues su demanda en el curso de unos años, no alcanzaba las estimaciones previstas por el Departamento de Ventas.

Su venta, aunque modesta, se mantuvo si no recuerdo mal hasta 1988, cuando se retiró del mercado debido a la falta de rentabilidad y dada la compleja situación de este mercado, pues como diría un oficial del Séptimo de Caballería, nos metimos a luchar en terreno apache, con grandes y muy experimentados competidores en el sector.

En mi opinión, era muy complicado que cada año, siguiendo las modas de invierno y verano, teníamos que ofrecer a nuestros clientes nuevos artículos mayormente de hilos acrílicos con mezclas de mohair, etc., etc., y con un gran surtido de colores para poder ser competitivos.

Los diferentes hilos así como su tintura, se encargaban a unos fabricantes de Terrassa. FABRA Y COATS solo se limitaba a su acabado en ovillos de muy diferentes pesos y tamaños, los etiquetaba, enfajaba y encajaba para su venta.

Dicha venta, que había alcanzado los 3.000 a 4.000 kilos mensuales, poco a poco se fue diluyendo. Así pues tampoco se obtuvo el éxito con que en principio se confió.

No obstante y como anécdota diré que, todavía hoy, se venden los ovillos de 50 gramos Suavel Fino 3/c, cuyo artículo tiene muy buena aceptación para jerseys de "baby" y de no tan pequeños, además de los ovillos Sedasol.

TRAININGS.- Destacar que, en el curso de unos años, desde Glasgow mandaron también a mi Depto., varios jóvenes británicos para que además de practicar su futuro trabajo, aprendieran el idioma español ya que muchos de ellos iban destinados como ejecutivos en las varias fábricas que J. & P. COATS posee en Sudamérica.

Procedentes de Glasgow

Mr. Hugh Brownlie

Mr. Ian Mac Kiney

Mr. Lorenz

Mr. W. SpoonMr. Hugh MillarProcedentes de SudaméricaSr. Epelde (Perú)

Sr. A. Vélez (Colombia)

IDIOMA INGLES.- Recién ingresado a la Compañía, no tardé en darme cuenta de que trabajando en una empresa británica/española, sería muy necesario aprender en lo posible dicho idioma, por lo que a través de una revista obtuve una dirección de una joven norteamericana de 15 años de Portland (Oregón), llamada Katheleen, quien deseaba poder cartearse con un joven español. Entonces decidí aprovechar la oportunidad poniéndome en contacto con ella, empezando con un cambio de impresiones, fotos, etc., con lo cual se inició una correspondencia que todavía dura actualmente después de más de 60 años!!.

A lo largo de estos años hemos mantenido una correspondencia fluida que no se interrumpió ni por mi servicio militar ni por nuestras respectivas bodas, nacimiento de hijos y nietos, intercambiándonos obsequios para tales acontecimientos.

Hará unos 20 años, me escribió diciéndome que iba a realizar su sueño de viajar a España para conocerme personalmente. Cumpliendo su deseo, mi hijo Carlos fue a darles a ella y a su marido la bienvenida, ubicándolos en el hotel Colón.

Más tarde, al salir de la oficina fui a saludarles al hotel, cuyo encuentro, como era de esperar fue muy emocionante.

Durante los 3 días que estuvieron en Barcelona, les invité a una función del Liceo, como mejor teatro de la ciudad y por la noche a "El Molino" para su contraste.

También los llevé con Marta y mi hijo mayor a Montserrat y Sitges.

Recientemente, o sea en el pasado mes de abril, (X) nos mandaron una invitación con reserva incluida en un apartamento en San José (California), donde residen últimamente, para que asistiéramos a sus bodas de oro, lo cual lamentándolo no pudimos aceptar por circunstancias familiares.

(X)= Se refiere al año 2003, cuando escribió estas memorias.


EL OCASO

Número de empleados.- La Compañía que, en las mejores épocas, habíamos alcanzado los 5.000 empleados, en la actualidad (X) contando la "Mano de Obra Directa e Indirecta", más los de Administración, totalizan 244.

Es obvio suponer que esta gran disminución de personal no solo fue la repercusión negativa en las distintas líneas del negocio, sino por la ya mencionada compra de hilo al exterior, por la introducción en su día de los precios a destajo en sus diferentes trabajos y, más tarde, por la mecanización de la mayoría de trabajos administrativos en grandes Ordenadores y/o Computers.

La aplicación de la Informática nos dio también una mayor agilidad de respuesta, permitiendo una anhelada reducción de las existencias.

Para llevar a cabo la mayor reducción de personal, se introdujo el Plan de Reconversión Textil, el cual permitió la adecuación escalonada de la plantilla, a través de rescisiones de contratos, suspensiones temporales y jubilaciones anticipadas.

Viviendas para el personal de la Compañía.- Al igual que en San Andrés, en 1979/80, la Compañía facilitó el acceso a la propiedad de sus viviendas a las familias de Borgonyà (Torelló), que desde su inicio estaban en régimen de alquiler simbólico por lo que todo el personal de la Colonia tuvo acceso a dicha propiedad.

Traslado de las Oficinas Centrales de Bruch a San Andrés.- En 1984 para una mejor racionalización y una mejora en la gestión del negocio y también para reducir gastos, las Oficinas Centrales fueron trasladadas a la fábrica de San Andrés. Personalmente y para la mayoría de empleados, dicho traslado fue frustrante en todos los aspectos, aceptándolo con resignación y escepticismo. Alguno de dichos inconvenientes fueron:

a) Cuando salía de la oficina situada en el mismo centro de la ciudad, en muchas ocasiones me esperaba mi esposa para ir de compras, de paseo, etc.

b) No voy a negar que el ambiente entre una y otra dependencia era totalmente distinto. En Bruch, para poner un ejemplo, los jefes teníamos un ascensor exclusivo, el cual el conserje de planta lo perfumaba con un spray antes de introducirnos en él, siendo exquisito el trato por parte de todos los empleados, y la otra cara de la moneda fue cuando en San Andrés, en un día de huelga, al entrar con el coche a la fábrica, un piquete me lo golpeó y los insultos, menos bonito, me lo dijeron todo.

Las acciones.- Poseedor de unas acciones PREFERENTES Y ORDINARIAS de la C.A.HILATURAS DE FABRA Y COATS, desde el año 1979, anualmente recibo de su Dirección, la Memoria y Balance del ejercicio correspondiente, a través de la cual percibo año tras año, unos resultados nada optimistas ya que desafortunadamente, además de la caída del consumo nacional en el sector textil, el mismo ha sufrido el impacto de la crisis internacional.

Aunque la suma de los varios efectos negativos, hicieron que el valor de dichas acciones se fueran desvalorizando, yo insisto en conservarlas o sea mantener su titularidad, más por nostalgia que por su reparto de beneficios.

DECEPCIONES.- Lamento mencionar que me entristece pasar por delante de la ex-oficina en la ya citada calle Diputación, cuando veo que actualmente está ocupada por Gütermann S.A., cuya empresa, también fabricantes de hilos de coser, era un fuerte competidor de nuestros artículos. Más triste resulta aún pasar enfrente de la oficina que tuvimos durante tantos años en la calle Bruch nº 50, y ver ahora en la parte alta del edificio en grandes letras O C A S O, como nuevos propietarios del mismo, lo que sin duda ello ha sido una mala jugada o una diablura del destino, ya que a nadie se le escapa de los servicios funerarios a que se dedica dicha empresa.

Igualmente me resulta melancólico, cuando voy a Torelló (Borgonyà), y oigo el "estruendo" que produce el gran silencio de su fábrica y de su tradicional sirena, tantos y tantos años despertador y guía de su personal. Ironías de la vida el triste cierre de esta fábrica tuvo lugar el 21 de julio del año 2000, coincidiendo con la fecha de mi cumpleaños!. 

(X)= Este dato corresponde al año 2003, cuando el Sr. Antonio Guri redactó estas memorias.

6.- A. Guri "Una vida en Fabra"


COMENTARIOS FINALES SOBRE UNA VIDA EN FABRA Y COATS.-

Expuestas ya a grandes rasgos varias de las secuencias de mi vida laboral y profesional, voy a concluir este resumen, agradeciendo a la COMPAÑÍA ANÓNIMA HILATURAS DE FABRA Y COATS, todo lo que de ella recibí lo cual me ha permitido vivir, sin grandes lujos, pero si desahogadamente a mí y a mi familia, aún después de casi 17 años de mi jubilación.Ahora cabe hacerse la siguiente pregunta:

¡¿QUÉ MÁS PUEDE PEDIR UN EXBOTONES QUE, INSISTO, ENTRÓ EN LA EMPRESA CON APENAS 15 AÑOS Y SIN TÍTULOS UNIVERSITARIOS?!  

Por último no quisiera terminar este sentimental relato o recordatorio, porque sentimental se vuelve uno a medida que va acumulando años, sin expresar mi sincero, entrañable y emocionado recuerdo a D. Juan Isern Balach (e.p.d.) de quien aprendí todo lo que posteriormente utilicé para el desarrollo de mis funciones como Jefe de Producciones (Merchandising Manager) en "FABRA Y COATS" - Barcelona y en "COATS CADENA" - Pereira (Colombia).

También quiero agradecer a mis máximos colaboradores, a los Sres. Rafael Pemanyer Isart y José Mª Isern Barrachina y a todos en general, la gran ayuda que de ellos recibí en todo momento.

El día de mi jubilación, la Dirección me obsequió con una cena en un restaurante de la Bonanova, junto con mi esposa, así como a mis colaboradores igualmente con sus respectivas esposas, entregándome el Sr. Fabra un magnífico reloj, que aún conservo, en su estuche original.

Doy fe de cuanto he relatado ya que además poseo diversas cartas, fotos y documentos que constatan cuanto precede.

Concluyo con otra pregunta: ¿Puede extrañarle a alguien de que me sienta afortunado y agradecido?.

Barcelona, a 16 de octubre de 2003, o sea exactamente a los 61 años de mi ingreso en la Compañía. 

                                                                                                                               Firmado: Antonio Guri 

P.D. Y APUNTES FINALES

Todo este relato ha sido escrito memorizando la mayoría de sus cifras y fechas que el mismo contiene, por lo que, alguno de dichos datos, podrían diferir en alguna manera de los reales, sin embargo, tampoco creo que puedan existir notables discrepancias.

Solo añadir que varios años después a mi retiro en 1986, también recibí unos significativos detalles por parte de COATS FABRA hacia mi persona:


a) En Noviembre de 1990, la dirección de la Compañía, y a través de Mr. McNee, me requirió para acompañar a un grupo de Sras. (15 en total) de la "British Society of Catalunya", socias del club británico y directoras y maestras de escuelas británicas en Barcelona, a visitar la fábrica de Torelló, entre las que había también la esposa e hijo del, en aquel momento, nº 1 (Mr. Paul Smith).

b) Cuando llegaron varios Merchandising Managers de Sudamérica, entre los que había los de Colombia, Chile, Brasil, etc., igualmente me llamaron para acompañarles a Torelló.

c) Y por último, lo más reciente, fue acompañar a unos reporteros de TV3 a mostrarles la fábrica de San Andrés, así como la exposición que, con motivo del Primer Centenario de la Compañía, se celebró en dicha fábrica. Dicho reportaje fue emitido por la mencionada cadena TV3 el día 20 de mayo de 2003, para toda Cataluña, y del que guardo su grabación. Como comentario final deseo expresar mis mejores deseos para que la C.A. HILATURAS DE FABRA Y COATS, pudiera tener un rápido y completo resurgir, volviendo a recuperar su potencial y prestigio como fabricante de HILOS DE COSER y conseguir así el alto nivel de antaño, aunque yo sin duda ya no lo podré ver. En esta ocasión no es ya sólo cuestión de hilar más fino.


Como que he leído este recordatorio más de una vez, es posible, insisto, es posible, que alguien quien también lo lea, vea por mi parte cierta arrogancia o pedantería. A quienes pudieran pensar así, les digo muy sinceramente que nada más lejos de la realidad, que no quisiera haber causado tal impresión, ya que cuanto he contado es un fiel reflejo de los hechos acontecidos durante mis 44 años al servicio de FABRA Y COATS.

Aunque el tiempo más tarde o más temprano lo borra todo, ahí queda escrita una parcela de mi vida para poder recordar mientras subsista.

Y, como decía en la versión mecanografiada de estas memorias, y para todas aquellas personas, familiares y amigos, a quienes les haya remitido una copia de estas "Memorias" pensando que para ellos pudieran tener también algún interés, les ruego que, una vez leída hagan dos cosas:

                      a) Guardarlas durante algún tiempo, o

                      b) Romperlas y echarlas a la papelera

Ya que a fin de cuentas, éste es el destino final e irreversible de todo ser humano. 

NOTAS DE LA REDACCIÓN DE "AMICS DE LA FABRA I COATS"

1. Antonio Guri se hizo socio de la Entidad, desde los inicios de la misma, en el año 2006.

2. Participó de forma muy activa en la primera actividad que se llevó a cabo, que fue la exposición audiovisual "Les veus de la fábrica", que se llevó a cabo en la Sala de Exposiciones de Can Fabra, en noviembre de 2006.

3. En las notas finales de sus Memorias nos dice que las escribe, "a los 61 años de su ingreso en la Compañía". Pues ahora ven la luz en estas páginas a los 69 años de su ingreso, y nadie va a destruirlas pues son un espléndido documento representativo de lo que ha sido el espíritu de la Fabra y Coats, que tan felizmente nos retrata el amigo Guri.

4. En próximas fechas nos entregará, para su conservación en el futuro Museo, de muchos de los documentos que menciona.5. Finalmente, darle las gracias por el excelente trabajo que aquí publicamos y desearle que durante muchos años siga gozando de la magnífica memoria que posee, para que pueda seguir contándonos hechos y anécdotas, que no están aquí reflejados.

Gracias amigo.

La Junta Directiva d'Amics de la Fabra i Coats

Octubre 2011